Cascaflote de Marmolejo

INGREDIENTES

* 1 kilo de tomates rojos
* 1 diente de ajo
* 4 huevos
* Miga de pan asentado
* Vinagre
* Sal
* Aceite de oliva virgen extra

 

PREPARACIÓN
Ponemos a cocer los huevos.

Los pelamos y reservamos las claras por un lado y las yemas por otro.

En el vaso de la batidora ponemos los tomate en trozos, el ajo, La miga de pan, lleva bastante…un bollo entero y las cuatro yemas cocidas, un poco de sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra y comenzamos a triturar. Se añade más aceite, como no podía ser de otra forma hemos utilizado aceite de oliva virgen extra de Marmolejo, de la Cooperativa de San Julián, al que le tengo muchísimo cariño ya que en mi boda se entregó como detalle a los invitados, regalo de un primo de padre.

Y seguimos batiendo hasta que esté todo emulsionado, no sé si podéis ver la textura, pero debe ser densa…más densa que la de un salmorejo.

Probadlo y rectificar de sal y de vinagre, debe quedar muy potente de sabor, ya que luego al añadirle el resto de tomate y de huevo se va a suavizar.

Picamos las claras de huevo que teníamos reservadas y las ponemos en un recipiente.
Hacemos igual con los tomates y los añadimos. Incorporamos la crema y mezclamos

Y ya tenemos listo el Cascaflote de Marmolejo. Metemos en el frigorífico un par de horas, esto es fundamental ya que así se mezcla todo bien y los sabores se asientan.

Ya sólo queda servirlo. Por cierto, que aunque aquí lo veáis en un cuenco, se sirve en plato normal y se toma con tenedor, aunque seguro que os ayudáis de pan.

Espero que os haya gustado esta receta de Cascaflote de Marmolejo y que os animéis a hacerlo vosotros también, ya veréis que rico.