Besalú (Gerona)

Besalú, Girona

Besalú puede presumir de ilustre pasado. Su monumento y acceso peatonal más evocador es el puente románico fortificado sobre el río Fluvià, símbolo de la que fue la capital de un próspero condado en el siglo XI. A pie por el puente, dos torres de defensa dan acceso a este conjunto medieval, uno de los mejor preservados de Cataluña. Entre sus calles empedradas uno imagina el ir y venir de nobles, soldados, monjes y judíos. De estos últimos se hallaron en 1965 cerca del río los restos de una sinagoga que incluía un baño de purificación (mikvé) del siglo XII, uno de los pocos que se conservan en Europa.

A través de calles sinuosas, llenas de tiendas de artesanía y de productos gastronómicos tradicionales, se llega al corazón del casco antiguo, la plaza Prat de Sant Pere, hoy un espacio con soportales, que ya aparecía mencionado en un documento del siglo XI como un prado donde había un cementerio. A la plaza se asoma el antiguo monasterio benedictino de Sant Pere, fundado el año 977. De la construcción primigenia se conserva la iglesia, en cuya parte frontal hay una vidriera con un león a cada lado. En la Edad Media, los leones eran símbolo de la fuerza, el poder y la protección que ofrecía la Iglesia frente al mal y el paganismo, representados con un simio y un hombre.

Para leer más: