La felicidad es posible

Uno de las grandes confusiones que  tienen  las personas en general es confundir la felicidad con el placer y el bienestar. Vivimos obsesionados por encontrar la felicidad y  prueba  de ello es la gran cantidad de libros de autoayuda que hay en el mercado, cada uno con su fórmula mágica para encontrarla, ofreciendo rápida solución a toda  clase  de  problemas  y aunque está justificado en cierta medida, está mal dirigida: la obsesión no gira en torno a la felicidad sino al placer y  bienestar.

El “mundo feliz” de las soluciones rápidas con frecuencia pasa por alto lo más importante. La auténtica felicidad no excluye cierta medida de malestar emocional y de dificultades, que algunos libros de autoayuda y algunos psicólogos intentan eludir.

La felicidad involucra nuestra capacidad de superar obstáculos. Lo que necesitamos no es vivir  sin tensiones,  sino la fortaleza para alcanzar las metas situadas al otro lado de ellas. Lo que necesitamos no es librarnos de las dificultades a toda costa, sino encontrar un significado propio a la vida que  nos merezca la pena.

Las reflexiones de esta primera parte no son un recetario para conseguir una vida gratificante, ni para conseguir la perfección (quimera reservada para los libros de autoayuda), sino una serie de observaciones prácticas que ha ido y que considero fundamentales para que la felicidad sea posible en nuestras vidas.

RELACIÓN DE ARTÍCULOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s