Nero D’Avola

            La uva Nero d’Avolo es una variedad tinta de vitis vinífera seguramente llevada a Sicilia por los Fenicios, siendo en Sicilia la variedad de uva más importante y de mayor calidad, siendo también una de las variedades de uva de mejor calidad de Italia. Los análisis de ADN de la planta indican que el origen de esta uva es de una uva Griega, pero hibridada con alguna casta salvaje de uva autóctona siciliana. Se la conoce también como Calabrese . Su nombre significa Negra de Avola que es una pequeña localidad situada en el sur de Sicilia. Desde Sicilia esta uva se ha extendido también a California, Australia, Malta, Turquía y Sudáfrica.

         Como curiosidad se comenta que el nombre de Calabrese, por el que también se conoce a esta uva, no viene de Calabria, viene de una derivación del nombre de Cala de Vrisi (Avola) La traducción literal del nombre, será Uva negra dÁvola.

            Las vides se adaptan muy bien a climas cálidos y relativamente secos, justo las condiciones de Sicilia. Su maduración es complicada, necesitando mucho calor y terrenos arenosos para desarrollar todo su potencial. La planta es bastante resistente a las enfermedades, los racimos son medios poco compactos, de grano medio y hollejo grueso.

          Sus vinos son rústicos, brillantes, vivaces de color cereza o rojo rubí, con toques purpuras en su juventud que se tornan granates al envejecer. Son bastante tánicos, proporcionando un grado alcohólico elevado, así como niveles medios de acidez. Si la temperatura de crianza de las uvas baja, los vinos son más amables, con taninos mas sedosos, menor graduación alcohólica y mayor acidez.

        Sus aromas son afrutados con toques a violeta, mora, especias, ciruela, frambuesa, grosella negra, chocolate, cuero y tabaco

        En boca da vinos complejos, redondos, con cuerpo, ligeramente ácidos y confirmando lo que se apreciaba en nariz, con notas a frutos negros y rojos, así como a violetas, especias, chocolate, cuero y tabaco. En ocasiones da notas animales demasiado claras, sobre todo con temperaturas elevadas.

          Los vinos son muy distintos dependiendo de donde han sido cultivados, así en la zona occidental se caracteriza por una mayor concentración, siendo vinos más duros, la zona central se aprecian fuertes sabores a frutos rojos, y en la zona oriental es más refinado en boca, con un regusto de frutos secos.

          Tradicionalmente esta uva se utilizaba para fortalecer vinos con otras uvas más débiles, las graduaciones alcohólicas que proporcionaba (que en ocasiones llegaban hasta los 18º) así como su alto contenido en azucares y taninos y no muy alta acidez, lo convertían en una uva “excesiva” para utilizarla en monovarietal. Actualmente, con las nuevas técnicas de cultivos en las que se consigue una menor producción y maceraciones en frio, se consigue aumentar la acidez y disminuir el contenido de azucares, taninos y alcohol, obteniéndose unos muy buenos monovarietales.

         Como monovarietal se ha utilizado para vinos de guarda mediante crianza en barricas de roble, pudiendo permanecer durante largas crianzas, donde se aprecian toques de chocolate, frambuesa madura y cuero, también se ha utilizado para vinos jóvenes y frescos dando notas a frutas rojas y ciruelas, últimamente se ha probado con los rosados aprovechando el fuerte color que tiene la uva.

         Esta uva se ha utilizado en coupage con otras uvas, aportando siempre su elevado grado alcohólico, potencia de sus taninos y fuerte color, Ejemplos de uvas con las que se ha mezclado tradicionalmente pueden ser:
– Frappato y Perricone, que son más finas y con menos color
– Cabernet Sauvignon y Merlot haciendo más amable el Nero d’Avola
– Sangiovesse aportando acidez
Maridaje:
Esta uva marida bien con:
– Pastas especiadas
– Arroces
– Quesos
– Barbacoa
– Carnes a la brasa
– Embutidos
– Salmón
– Churrascos…

Fuentes: Wikipedia,  ELMUNDOVINOEL PORTAL DE SUSANAITALIAN QUALITYNERODAVOLA.COMWINE SEARCHER y Esnobismo gourmet